sábado, noviembre 18, 2017

SUAVE MÚSICA TRAE LA NOCHE: Crítica literaria de la novela de FERNANDO HERNÁNDEZ SEBASTIÁN

Es como una película de Walt Disney en versión sionista

Acaramelada historia en la que se cuentan las peripecias de un muchacho zaragozano desde su infancia hasta su feliz madurez convertido en ciudadano del estado de Israel. Como un Harry Potter cualquiera, a pesar de sufrir algunas vicisitudes penosas, acaba premiado por la vida con toda suerte de dichas gracias a su empeño y al destino que le deparará su providencial conversión al judaísmo. De estilo colegial, rico en refranes y frases hechas, no se entiende su publicación por méritos literarios sino por intereses políticos, religiosos y el pago de una notable suma de dinero. Muy recomendable lectura para la familia y amigos del autor y para todo aquel que admire las ideas de Benjamin Netanyahu, Golda Meir o cualquier otro político sionista de pro, siempre que sepan excusar los errores y deficiencias de una obra que no tuvo corrector de pruebas ni de estilo. Abstenerse amantes de la literatura. Es mejor esperar a que salga la película y que la pongan por la tele durante la sobremesa a la hora de la siesta.

lunes, noviembre 06, 2017

Ha fallecido el filósofo Carlos Lorenzo Lizalde


Carlos Alberto Lorenzo Lizalde (Zaragoza 23/10/1947- Zaragoza 01/11/2017).
Filósofo, docente de generaciones de jóvenes en institutos y universidad y artista multiforme (pintor, poeta y novelista). Deja obra literaria y pictórica, ensayos, textos docentes y relatos cómico-festivos.
Institutos de Bachillerato en los que impartió clases de Filosofía: Calamocha, Ejea, Zaragoza (Pignatelli, El Portillo, Goya), Manresa (I.B. Lluís de Peguera). 
Fue profesor asociado de la Universidad de Zaragoza durante 3 años bajo la dirección del profesor Joaquín Lomba.

viernes, julio 07, 2017

PAS e inteligencia emocional

Personas altamente sensibles: ¿Sirve la inteligencia emocional?por 

Algo está ocurriendo en esta sociedad. Desde hace un tiempo atrás, está emergiendo un alto porcentaje de personas que se están identificando con un rasgo de personalidad que se conoce como personas altamente sensibles (PAS).
Todo comenzó hace casi tres décadas, cuando la Dra. en psicología Elaine Aron descubre, en su afán por comprenderse a sí misma, que su manera de procesar la información y de percibir el mundo que le rodea es muy diferente al del resto de personas.
En sus investigaciones descubrió que, al igual que ella, existe un porcentaje de personas que comparten un rasgo común, al que denominó  “la alta sensibilidad”.
A partir de entonces se realizaron numerosos estudios para conocer en profundidad las características que determinan que una persona sea  altamente sensible ya que, hasta ahora, el comportamiento de una persona PAS había sido confundido con la conducta propia de algunos trastornos mentales y/o emocionales.
Hoy día, gracias a la era de la información en la que estamos, la expansión del conocimiento sobre el rasgo PAS está haciendo que muchas personas se identifiquen como tal y se pregunten cómo poder gestionar bien su alta sensibilidad para hacer un buen uso de ella y no acabar siendo víctima de sus consecuencias.
En este artículo, vas a ver cómo la alta sensibilidad es algo más frecuente de lo que puede parecer y cómo el desarrollo de la inteligencia emocional es algo prioritario para las personas altamente sensibles.

¿Quiénes son las personas altamente sensibles (PAS)?

Cuando alguien escucha por primera vez el término “altamente sensible”,  puede creer que se trata de alguien que es extremadamente vulnerable, frágil o que va a saltar a la primera de cambio si las cosas no suceden como desea.
Lejos de esto, la persona altamente sensible se caracteriza por una sensibilidad extrema que le permite percibir el mundo con más intensidad, incluyendo los aspectos positivos y los negativos.
Es decir, una PAS no es una persona que están siempre llorando, a la defensiva o que se esté quejando de todo. Al contrario, pudiera ser que estuviese siempre alegre porque disfrute más de las maravillas de este mundo, o que viviese con más intensidad los aspectos positivos de las relaciones interpersonales, como la compañía o la amistad.
No es más frecuente en la mujer que en el hombre y tampoco es algo que se desarrolle con el paso de los años. Es un rasgo de personalidad con el que se nace y del que ya hay evidencias científicas que han demostrado su existencia a nivel genético.
Existe aproximadamente en un 20% de la población, por lo que 1 de cada 5 personas es altamente sensible. Dicho de otra forma: si no eres PAS, seguro que conoces a alguien que sí lo es.
Déjame mostrarte con más claridad acerca de este rasgo de personalidad…

Características del rasgo de alta sensibilidad

Los resultados de las investigaciones que realizó la Dra. Elaine para demostrar la existencia de este rasgo de personalidad, pusieron de manifiesto que las personas altamente sensibles comparten 4 características comunes:
  1. Procesamiento profundo de la información

Esta es la principal característica de las personas altamente sensibles porque gracias a ella se comprende mejor el resto de características que te muestro a continuación.
La persona PAS no solo se caracterizan por tener una alta sensibilidad a secas, sino que la naturaleza le ha otorgado un sistema neurológico capaz de procesar con mayor intensidad todo aquello que piensa y siente.
Los estudios han encontrado diferencias entre personas PAS y no PAS cuando se realizan determinadas actividades en las que ponen en juego su capacidad de procesamiento.
Los resultados han mostrado que las personas altamente sensibles activan áreas del cerebro relacionadas con el procesamiento profundo y consciente que, en el caso de las personas no PAS, no se activan cuando realizan las mismas acciones.
Debido a esto, la persona altamente sensible tiene más tendencia a la reflexión, a pensar en profundidad las cosas e incluso a darles vueltas al mismo asusto para poder desmenuzarlo y sacar conclusiones más certeras.
En definitiva, la capacidad de análisis y síntesis en una persona PAS es algo que trae “de fábrica”.
  1. Tendencia a la sobre-estimulación

Al disponer de un sistema neurológico capaz de recibir más información y de procesarlo en mayor profundidad, la persona altamente sensible suele tener una tendencia a la sobre-estimulación, lo que le obliga en muchos casos a retirarse de ambientes con muchos estímulos para poder recuperar su equilibrio mental y emocional.
Es decir, se produce una saturación del sistema nervioso debido a la cantidad de información que circula a través del mismo y se manifiesta a través de un agotamiento general que hace que la persona tenga una necesidad imperiosa de estar en un lugar tranquilo, a ser posible en soledad y donde existan pocos estímulos externos.
  1. Fuerte emocionalidad y elevada empatía

Tener un sistema nervioso capaz de sentirlo todo con más intensidad, hace que la personas altamente sensible tenga mayor capacidad de respuesta emocional y, por lo tanto, todo lo viva más intensamente.
Ver una película divertida puede ser una gozada si eres altamente sensible porque lo vas a disfrutar al máximo; en su contra, si la película es de acción, puede ser que la termines con una activación inusual de tu cuerpo, como si la vivieses en primera persona.
Todo se experimenta amplificado si eres altamente sensible, tanto los estímulos positivos como los negativos. Esta forma de vivir las emociones va ligada a una empatía muy desarrollada hacia el resto de personas, hacia los animales y hacia la naturaleza en general.
  1. Sensibles a las sutilezas

Se ha demostrado que las personas altamente sensibles son más conscientes de los cambios que se producen a su alrededor. Es como si tuviesen un radar que lo capta todo.
No me refiero solo a todo lo que tenga ver con los sentidos (sonidos, olores, colores…) sino también a aquellas percepciones que suelen pasar inadvertidas para las personas no PAS.
Para una PAS es muy fácil reconocer la energía positiva o negativa que circula en el lugar en el que se encuentra y además sabe qué hacer para que esa energía cambie a de negativo a positivo.

Cómo se encuentra una persona altamente sensible sin gestión emocional

Paralelamente a estas 4 características principales que determinan que una persona sea altamente sensible, cada persona en cuestión ha ido desarrollando su propio carácter para vivir con su rasgo de personalidad PAS, el cual hasta ahora nadie había tenido en cuenta.
La cultura de la que procedemos y la sociedad en la que vivimos no favorece a las personas altamente sensibles ya que, a medida que el ser humano ha ido “evolucionando” en la era industrial, todo parece haber sido diseñado para la sobre-estimulación y la sobre-activación, lo que resulta muy insalubre para una PAS.
Y en este aspecto es donde cobra mayor importancia el desarrollo de la inteligencia emocional que, junto con la práctica de mindfulness, son las dos grandes herramientas de trabajo para la salud física y mental de las personas altamente sensibles.
Personalmente, cuando descubrí que era altamente sensible, me sorprendí al ver que conocía a mucha gente que también lo era, y que todos habíamos sido víctimas de una cultura y de una educación que, más que beneficiarnos, había servido para que nos separásemos de nuestra naturaleza altamente sensible.
Ahora bien, ¿cómo se siente una persona altamente sensible sin inteligencia emocional?
Aunque hay muchas sensaciones que puede tener una PAS en estas condiciones, las más comunes que puedes encontrar son:

Con uno mismo

Una de las percepciones más comunes fruto de carecer de inteligencia emocional es sentirte que no encajas porque te ves distinto al resto y no terminas de aceptar tu condición sensible.
Hay que decir que tiene parte de verdad el hecho de que te sientas diferente al resto, teniendo en cuenta las PAS somos el 20% de la población, es decir, que realmente somos una minoría.
El problema es que nuestra forma de pensar es diferente y muchas acciones que empleamos se salen de lo tradicional, por lo que recibimos de los demás críticas negativas que hacen que se refuerce la idea de que somos diferentes.
Siendo PAS te ves expuesto en muchas ocasiones a expresiones del tipo “piensas demasiado las cosas”“eres demasiado sensible” o “no podemos hacer esto contigo porque te saturas demasiado”.
La consecuencia directa de sentirte diferente es la baja autoestima y empiezas a aceptar que, de alguna forma, lo demás rechazan tu forma de ser, que llevándolo un poco más allá, lo que estás diciéndote a ti mismo es que “los demás no te aceptan tal y como eres”.
El problema de todo esto es que te vas apartando de tu naturaleza altamente sensible y, por lo tanto, dejas a un lado las cualidades positivas que tiene el rasgo PAS y que, con un entrenamiento a nivel mental y emocional, podrías convertir en tus mejores fortalezas.
Cuando te alejas de tus verdaderas capacidades o incluso las niegas, sabes que algo va mal, aunque no lo admitas. Hay algo en ti que se encuentra insatisfecho porque no te muestras tal y como eres, ya que si lo hicieras seguro que recibirías una crítica por parte de los demás.
Tampoco utilizas todos tus recursos al 100%. No dejas que aflore la creatividad que muchas PAS tienen, o no permites expandir esas sensaciones internas que inspiran y dan luz a tus mejores pensamientos y creaciones.
En definitiva, te sientes insatisfecho, porque sabes que vales más de lo que realmente estás ofreciendo. Y nadie se da cuenta, excepto tú…
Sientes que la vida no tiene sentido y esto refuerza más la idea de que no encajas para nada en este mundo y, cuando llega la noche, miras las estrellas y te preguntas “¿no seré yo de otro planeta?”.
Y poco a poco te vas encerrando en tus ideas, como si te crearas un  mundo aparte donde solo tu vives y del que no quieres salir. Eres consciente de tu sensibilidad pero no haces un uso adecuado de ella y te sientes limitado para explorar nuevas posibilidades.
Te vas limitando poco a poco hasta que surge el miedo a los cambios, a probar cosas nuevas. Prefieres quedarte con lo conocido a explorar otras opciones. El miedo aumenta hasta el punto de no permitirte hacer frente a tu vida.

En las relaciones

Lo más común cuando no se ha llevado a cabo un trabajo de gestión emocional en una PAS es tener la dificultad de poner límites a los demás. Tu baja autoestima puede llevarte a querer complacer a los que te rodean y te cueste trabajo decir “No” para no sentir ese rechazo que ya de antemano crees que existe por parte de los demás.
En definitiva, eliges el “sí a todo” en lugar de “me están rechazando una vez más”, idea que te has creado tú mismo y que quieres evitar.
Por otra parte, cuando la empatía está mal gestionada, hace que no sepas exactamente donde terminan tus necesidades y empiezan las de los demás. Sentir  y percibir tan profundamente al resto de personas, puede hacer que te confundas y no sepas si lo que te pasa es tuyo o es de los demás.
Esto produce una necesidad imperiosa de ayudar a los demás, porque sabes que si el otro está bien, vas a percibir bienestar y no sentirás ningún tipo de malestar que sea del otro. Acabas dependiendo del estado anímico de los demás para llegar a tu propio equilibrio mental y emocional.
Por otro lado, la elevada empatía puede hacer que te sientas empujado a ayudar de forma descontrolada a los demás, ya que conoces muy bien lo que necesitan los demás para sentirse mejor y sabes cómo conseguirlo.
Te conviertes en el paño de lágrimas de los demás y cuentan contigo para todo, pero a la vez te ven vulnerable porque confunden tu sensibilidad con fragilidad.
Como le ocurre a la  mayoría de las PAS, las relaciones te parecen superficiales y vacías porque te gustan los temas profundos que le dan sentido a la vida. Percibes que los demás tienen reacciones que no son correctas, que se comportan de forma invasiva con todo y que no tienen en cuenta al resto de personas.
Pero, aunque esto sea real, el malestar que sientes es debido a la falta de inteligencia emocional, que no te permite aceptar completamente las reacciones de los demás, de ahí el sufrimiento y esa sensación de vacío.
Y por último, a nivel de pareja, sin una buena gestión emocional puedes convertirte en una persona muy exigente a la hora de buscar una pareja. Por un lado, necesitas a alguien que encaje muy bien con tu personalidad y, por otro lado, no quieres perder el tiempo buscando y experimentando.

En el trabajo

Si eres PAS, la falta de gestión mental y emocional hace que en el trabajo  te agotes con muchísima más facilidad que el resto de personas y esto hace que no rindas a tu máximo potencial. Esto se debe a que el exceso de información en el trabajo unido a tu profundidad de procesamiento te genera sobre-estimulación.
Es por ello que el estrés laboral, la sobre-activación en el trabajo, la prisas y las condiciones laborales de hoy día hace que muchas personas altamente sensibles se planteen la reinvención profesional, para convertirse en sus propios jefes y poder trabajar al ritmo que marque sus propias necesidades.
Si esto no ocurre, lo más frecuente es que, como PAS, experimentes mucha insatisfacción y desmotivación a nivel laboral ya que no podrás manifestar todo potencial y, por lo tanto, tampoco serás valorado ni reconocido por tus superiores.
La relaciones con los compañeros de trabajo puede ser complicadas si no tienes inteligencia emocional, ya que acabarás mezclando la relación  laboral con la personal casi desde el primer momento, ya que tu elevada empatía volverá a impulsarte a ayudarles para que se encuentren mejor.
Poco a poco y sin darte cuenta, te convertirás en el “oído de la empresa” y acudirán a ti para contarte todos sus problemas. No es que esté mal hacerlo puesto que es un servicio muy bonito hacia tu empresa, pero si no lo controlas, se te puede ir de las manos. Al fin y al cabo sería una estimulación añadida a tu puesto y eso no te beneficia mucho.

Beneficios del desarrollo de la inteligencia emocional para las personas altamente sensibles

Para una persona PAS, vivir se convierte en un acto de equilibrio entre lo que ocurre dentro y fuera de uno mismo. Para ello, sí o sí, vas a tener que desarrollar la inteligencia emocional.
¿Por qué?
Porque necesitas saber cómo te encuentras contigo mismo para regularte y adaptarte a las situaciones en las que te encuentres ya que, las cuatro características que determinan tu rasgo PAS, siempre están presente.
Si no desarrollas tu inteligencia emocional te verás envuelta en las consecuencias negativas de sentirlo y percibirlo todo sin ningún tipo de gestión o control.
Una persona altamente sensible con una buena inteligencia emocional tendría muchas cualidades que podrían ser:
– Mayor capacidad de afrontamiento en todas las situaciones.
– Ser consciente de cómo se encuentra en cada momento y saber qué necesita para regularse en caso de perder su equilibrio mental o emocional.
– Sentirse con la libertad de expresar correctamente su sensibilidad sin llamar la atención ni perturbar a los de alrededor.
– Poder poner límites a los demás sin sentirse culpable por ello.
– Tener más autoconfianza en sí mismo.
– Hacer un uso correcto de la empatía, teniendo un control de lo que siente, sabiendo discernir entre las percepciones propias y las de los demás.
– Aceptar su condición PAS y tener más autoestima.
– Poner su sensibilidad al servicio de su creatividad.
– Hacer de su vida una experiencia con sentido.
– Ayudar a los demás solo cuando sea el momento de hacerlo, sin perder en ningún momento el equilibrio personal.
– Si es el jefe de una empresa, gracias a su empatía sabrá lo que necesitan sus empleados o sus clientes, por lo podrá ofrecer mejores servicios y satisfacer mejor a la demanda.
– Disfrutar de trabajar en equipo e incluso de favorecer la unión entre los miembros que lo forman.
– Tener relaciones duraderas en el tiempo y de calidad.
– Respetar a los demás y ver con naturalidad sus comportamientos y reacciones aunque sean contrarios a como ella lo haría.
– Tener conciencia de qué estímulos favorecen su equilibrio interno y cuáles lo perjudican.
– Saber parar la corriente de pensamientos antes de verse atrapado en una reflexión sin fin.
– Tener facilidad para salir de la zona de confort y aprender cosas nuevas.
– …
Y podría seguir con más y más beneficios, porque entrenarse en inteligencia emocional es de las mejores opciones que tenemos los seres humanos. Y en el caso de las personas altamente sensibles se convierte en algo vital.
¿Te atreves a hacer de tu alta sensibilidad una de tus mejores herramientas para vivir una vida más plena y feliz?




https://befullness.com/personas-altamente-sensibles/

Calendario escolar 2017-2018 ESO provincia Zaragoza

domingo, mayo 14, 2017

La gente que no respeta a los demás

Cuando la confianza da asco.

Las PAS (personas con alta sensibilidad) tenemos la especial cualidad de percibir de forma más evidente que la población general las agresiones que la gente grosera va prodigando a su paso.
Las personas bruscas y toscas van arrollando a quienes se interponen en su camino estorbando su avance narcisista imparable.
En las sociedades primitivas (como entre los cánidos y primates) reina la ley del más fuerte y cada individuo goza de un estatus basado en los éxitos obtenidos en un ranking establecido tras duelos o enfrentamientos reales (y/o simulados). Se gana el respeto mediante la razón que otorga la fuerza bruta y cada uno tiene el derecho de dominar, abusar y pisotear a los que están por debajo de él en el escalafón. Estas estructuras se institucionalizan de forma estricta en sociedades de corte patriarcal autoritario (cf. El miedo a la libertad de Erich Fromm y su explicación del auge del fascismo) y en instituciones como ejércitos o iglesias. Se mantiene el orden sin problemas mientras nadie cuestiona su nivel en la jerarquía y en caso contrario una competición reglada aclara la ordenación del posicionamiento personal.
Milenios de civilización han ido desarrollando normas éticas y democráticas de comportamiento no basadas en la fuerza sino en unos usos culturales sociales aprendidos en la escuela y la familia en la infancia, adolescencia y juventud. Normas de urbanidad y cortesía regulan las conductas políticamente aceptables en cada momento y lugar histórico y geográfico.
Existen un necesario decoro y cortesía en las relaciones humanas que facilitan y mejoran la interacción social haciéndola satisfactoria y agradable.
Todas las personas agradecemos que los demás nos respeten y reconozcan y repudiamos las formas de agresión e insulto que entrañan la ignorancia deliberada (y/u ostracismo) y el avasallamiento.
Cuando uno está solo puede hacer lo que quiera ya que nadie le juzgará ni bien ni mal y a nadie molestará por defecto ni exceso. La convivencia cercana exige respetar el espacio físico personal y la entidad individual de los demás si no queremos agredirlos ni insultarlos.

Las incorrecciones se producen por defecto o por exceso.
1. Pasan a tu lado ignorándote como si no existieras y no te miran, ni te saludan con gestos ni palabras.
2. No te responden al saludo o despedida.
3. Te dan la mano floja.
4. Te ofrecen la mejilla pero no te besan.
5. Te retiran la mano o te hacen la cobra.
No hay excusa ninguna pues al mayor fóbico social no le cuesta tanto decir hola y adiós o mover la mano o mirar e inclinar la cabeza y si no lo hace está insultando a sus semejantes.
1. Te gritan desde lejos haciendo aspavientos o vociferan a tu lado.
2. Te palmean o golpean la espalda por sorpresa. Te cogen por el cuello y te estrangulan. Te dan puñetazos, bofetadas o zurras.
3. Se te acercan demasiado, te oprimen, te escupen, te apestan con aliento fétido.
3. Tocan claxon, bocina o sirena como saludo.
4. Te dan patadas desde el otro lado de la mesa.
5. Te van empujando o zancadilleando.
A veces las descortesías proliferan y se acentúan cuando las personas pecan de exceso de confianza y se "vienen arriba" o en momentos de euforia o fases maníacas de síndromes bipolares o tras ingesta etílica.
1. Tararean o cantan en voz alta. Silban constantemente, sin venir a cuento y en lugares y momentos inapropiados.
2. Ríen estentóreamente o hablan muy fuerte o gritando.
3. Hablan sin parar con verborrea incontenible.

.

Archivo del blog

.